Los Signos del Zodiaco
 

Los Signos del Zodiaco y el Verdadero Significado


Cuando usted lee el Antiguo Testamento, es claro que parece existir una contradicción en las palabras del Libro Sagrado. Me refiero a que aunque se nos dice en Génesis 1:14-15 que Dios dijo “Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra”, en otros lugares la Biblia enfáticamente nos prohíbe la astrología, la idolatría y cualquier otra cosa relacionada con la adoración a estas “lumbreras” que Dios creó.


Pero un minuto. Además de que claramente se crearon estos astros con la intención de servir de señal y para alumbrar, la Biblia también nos dice que fueron creados para glorificar a Dios. El Salmo 19 nos dice que “Los cielos cuentan la gloria de Dios,y el firmamento anuncia la obra de sus manos”. Dios también toma tiempo para identificar las varias constelaciones, colocándoles nombres y simbologías que posiblemente nada tienen que ver con lo que hoy conocemos.

La palabra que en Hebreo se usa en la Biblia para designar las “señales” para las que servirían estos seres celestes es la misma que Dios usó para decir que a Caín se le colocó una “marca” sobre su frente para que nadie lo matara (ver Génesis 9.13). Esta misma palabra es también la que se usa para explicar que el arco iris serviría de “señal” del pacto entre Dios y Noé.
 
 
Pero además se usa en Éxodos 7.3 para expresarle a Moisés las “señales” que Dios haría ante Faraón.

Al parecer, lo que Dios quiso expresar al decir que los seres celestes fueron creados para servir de “señales” no sólo se refería a marcas en el calendario.

Job y su asombroso conocimiento de los cielos

Un versículo bíblico que nos resulta sumamente relevante aquí es Job 38.32. Nos dice la Sagrada Escritura: “¿Sacarás tú a su tiempo las constelaciones de los cielos, o guiarás a la Osa Mayor con sus hijos??” La respuesta de Job por supuesto debió ser “no”. Pero lo interesante de esta pregunta es la palabra que usa el texto original para “constelaciones”, que es la palabra Mazzroth. Mazzroth no solamente significa “constelaciones”, sino que se refiere a las constelaciones zodiacales, las doce que hoy conocemos como los símbolos zodiacales.

Note que al ser Dios quien aborda a Job con la pregunta, y ser Él el único que puede hacer las cosas que retóricamente le ha preguntado a Job, la conclusión lógica es que ¡fue Dios quién diseñó las constelaciones con su forma original y significado!

 la Biblia nos prohíbe el uso de estas interpretaciones astrológicas.



¿Pero debería sorprendernos, que el “mentiroso y el padre de toda mentira…” pervierta la creación de Dios para sus propios usos malévolos? Por supuesto que no. Juan nos dice que Satanás “engaña al mundo” en todo lo que hace.

 

Revelación divina cambiada por engaño atractivo

Cada vez que una persona recurre a estas señales en los cielos para intentar adivinar su suerte y futuro, primeramente está desobedeciendo a Dios, y segundo se está aliando al Diablo en su obra maquiavélica contra la creación divina.

Advierto al lector que aunque estemos tratando de dilucidar este asunto, la verdad es que el Nuevo Testamento tiene todo el mensaje de salvación que necesitamos hoy día. Sin embargo, es sumamente gratificante para mí poder intentar entender cuál pudo haber sido el plan original de Dios en esta pasmosa creación.

¿Tuvo el hombre siempre a su disposición el Nuevo Testamento para saber los planes de Dios en el futuro?

Por supuesto que no. Entre Adám y Abraham, solamente contaba la humanidad con las versiones verbales y tal vez escritas de las contadas veces en que Dios habló a alguien o cuando esgrimía profecías, tal como las dadas a Noé, Enoc o al mismo Adán. Todo este cuerpo histórico es hoy preservado en los primeros libros bíblicos, gracias al esfuerzo de principalmente Moisés, quien se encargó de ordenarlos, prepararlos y ponerlos por escrito.

Todo eso es cierto del Pueblo de Dios. Pero ¿qué de las demás naciones, quienes no tuvieron acceso al Pentateuco por los primeros milenios de la historia humana? Es enteramente plausible y coherente que Dios haya colocado estas “lumbreras” como “señales” en los cielos para “declarar la gloria de Dios”, constituyendo así una evidencia inequívoca de la autoría divina de los cielos y la tierra.

Si un indígena precolombino o un bárbaro chino se hubiera puesto de pié y mirado al cielo preguntándose cómo todo eso pudo haber aparecido, debió tener “señales” en estos signos celestiales para saber que un Creador/Diseñador era el responsable.

El Protoevangelio y los signos zodiacales

En Génesis 3.14-19 encontramos un mensaje que ningún padre debió esconder a sus hijos. Dios castigó al hombre, a la mujer y a Satán. Pero a Satán le advirtió la llegada eventual de “la semilla de la mujer” quién lo derrotaría y al hacerlo retornaría a la raza humana a su lugar ante Dios. A esta “semilla” la conoció el mundo pre y post diluviano como el “Redentor” (Job 19.25) o como el “Mesías” (en Hebreo “Escogido/Prometido”). Este mensaje sobrevivió el diluvio, la confusión lingüística de Babel y otras grandes catástrofes subsecuentes al Diluvio de Noé. ¿Por qué? ¡Porque tal vez estaba indeleblemente escrito en los cielos para todos los pueblos de la tierra!

Es extremadamente curioso notar que las más importantes de las constelaciones, las doce que vienen mes tras mes, “a su tiempo”, siguiendo la ruta eclíptica del sol, han sido reconocidas como las mismas por todas las naciones, desde el inicio de la historia humana, hasta hoy día.

Las mismas figuras, con un mensaje distorsionado

Aunque claramente el Diablo ha tergiversado el mensaje, si analizamos bien lo que todavía sobrevive del significado de estos signos zodiacales, podemos notar temas claramente bíblicos en ellos.


Signo
Virgo. La Virgen
La semilla prometida a la mujer


Libra. Las balanzas
Las balanzas de la justicia divina


Escorpión. El escorpión
Herida contra la semilla prometida a la mujer


Sagitario. El arquero
Corrupción de la raza humana debida a los demonios


Capricornio. La cabra-pez
Maldad total de la raza humana


Acuario. El que vacía el agua
Destrucción del mundo original por medio de agua


Piscis. Los peces
Aparición del pueblo verdadero de Dios


Aries. El carnero
Sacrificio del Sustituto Inocente por los pecados humanos


Tauro. El toro
Resurrección del cordero inmolado como un poderoso toro


Géminis. Los mellizos
La naturaleza doble (humana/divina) del Rey prometido


Cáncer. El cangrejo
Reunión de todos los redimidos de todas las épocas


Leo. El león
Destrucción de la serpiente antigua por parte del gran Rey



Aunque las deducciones (o especulaciones, si así usted prefiere juzgarlas) no resulten ser correctas, hoy día no nos afectaría tanto malinterpretar el verdadero significado de estas “señales”, ya que aunque sí fue de vital importancia para el mundo antiguo, hoy ya contamos con una historia sólidamente sometida al escrutinio científico, de la existencia, ministerio, muerte, resurrección y ascensión del “Redentor”… ¡Aleluya!

La Biblia nos dice que el día del juicio nadie, absolutamente nadie tendrá excusa por no haber visto “la gloria de dios”, y al “creador/redentor” en la creación. ¡Es que Dios es tan exquisitamente justo, que no dejó a las naciones de la tierra sin testigo! Ahí siempre estuvo… un testigo gigantesco de la creación y planes de redención del Creador.
 
  Hoy Habian 1 visitantes aqui en Cristianos-al-dia.es.tl
 
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=